domingo, 14 de junio de 2009

Príncipe destronado

Cuenta una leyenda...

...que vagante caballero obligado por el destierro de fatal gesta acontecida en el pasado...
cabalgaba a lomos de su corcel adiestrado a tal efecto, "cuan" de repente el infortunio de desdichada damisela llamosle la atención...

perdida en el bosque por la huída del acoso de bándalos que en la mañana atacaban el cortejo de la heredera de la corona...

Y ahora una de vaqueros...

Por las soleadas llanuras de Colorado, bajo el sol abrasador montaba su caballo solitario mercenario de recompensas con su winchester, montado y preparado para la disputa. Tomó su petaca de whisky, echó un trago y prendió un cigarrillo mirando al horizonte... al rato sonó un disparo, luego varios más, a lo lejos pudo observar ,arriba en la colina, diligencias atacadas por despiadados cheyenes y cómo no, gritos desgarrados de lindas amazonas en apuros...

¡Qué bonito es el cine! el amor incondicional de la dama liberada... él, de corazón frío y muy varonil (con sus pelillos en el pecho y tó) se deja seducir por tan delicada flor.

Y luego sois vosotras las que más llorais por la emoción y quedais cautivas por tales desventuras... ¿pero dónde está vuestro orgullo? se habla mucho de machismo y eso, lucháis con toda razón, contra toda manifestación que ataque vuestros valores, pero al final, quedáis prendadas con la ilusión de que venga vuestro príncipe a salvaros de vuestros males.

No sé, si es que no hay quién os entienda, o que no teneis término medio. Frente a vuestros principios, firmes, frías y calculadoras... pero en cambio, frágiles, vulnerables y en muchas ocasiones casi sumisas de ese cálido corazón que no os cabe en el pecho.

Esa creo yo que es la razón, vuestro talón de Aquiles. Hasta la mujer más sofisticada, llena de coraje y verdadera fortaleza, intelectual es capaz de entregar su "peazo corazón" a ese príncipe que desgraciadamente en demasiadas ocasiones puede ser el ogro más cruel, y peor aún, ese gigante de un solo ojo que no quiere a nadie y no ve más allá de su nariz.

Como dice la canción "ya no existen príncipes azules..." y basándome en que los humanos no dejamos de ser animales (racionales dicen...) los hombres somos buenos por naturaleza, pero como todo, ésta no es perfecta. Mi padre siempre ha tenido caballos, y cuenta que cada uno con su carácter, todos son domesticables y muy nobles. Pero es difícil no encontrar en el picadero algún ejemplar indomable, tosco, terco, sin conocimientos (un peazo de carne sin bautizar) que confirma la regla de que nada es perfecto, ni la propia naturaleza. Visto así, entre nosotros, animales, ocurre de igual manera.

Me dirijo a vosotras... no hagais que ese mal ejemplar se convierta en vuestro príncipe, aunque en algún momento de lucidez haya conseguido cautivaros con valerosa hazaña, toda cabra tira pal monte.

10 comentarios:

estela dijo...

jajajaj, siempre hay un pero.....

si es que, lo nuestro, es puro sacrificio.

ay Fly!!!! jajajajajajja

Pero hombre, acaba esos cuentos, que pintan muy bien.:)

besitos.

fly dijo...

Ya te vale!! jaja
Te prometo continuar alguno de los mencionados... pero es que no me encontraba inspirado... jaja
Un besote.

Maybellene dijo...

Soy una misógina declarada, lo sabes. Y lo que pienso y lo que digo a este respecto no está bien, y más siendo mujer. Pero por desgracia han sido precisamente las mujeres (conocidas, amigas...), las que me han hechoo más daño en la vida. Más que cualquier hombre. Porque cuando una mujer se propone deestruir a otra nno hay quien la pare. Porque una mujer llena de envidia y rencor es muy peligrosa. Y porque muchas mujeres no saben ni pueden estar al lado de otra persosona que les supere en algo.

Dicho esto, y en el tema de las relaciones he visto de TODO, y sí, no tengo pruebas empíricas para ello, ni nada que no sea la mochila de observancias een mi vida, pero por masoquismo, por idea social, por traumas familiares y/o infantiles, a muchas mujeres igual que les encantan los regalos y los detalles, les deben de poner los insultos, la mala educación y las faltas de respeto. Lo consienten y lo buscan en parejas sucesivas. No lo entiendo.

Supongo y espero que sean cosas que sse van mitigando con la edad...

Los príncipes azules no existen, pero a los ogros al meos no hay que abrirles las puertas de nuestra casa . Si lo hacemos, asumamos después las consecuencias de nuestros actos.

Hay hombres maravillosos ahí fuera.

pande... dijo...

Jajajajajaja, fly que no estabas inspirqado, te ha quedado guay del paraguay, vaya, vaya, vaya, tres pies para un banco o cuatro, jajajajaja.

Un abrazo simpático.

Maite

fly dijo...

Maybellene: la verdad es que las mujeres sois malas por naturaleza, jajaja, de ahí vuestro encanto, poneis el listón muy alto, pero una vez a ras de suelo valeis mucho.
Un besote.
Pande: me alegra verte por aquí y que hayas disfrutado un ratito, otro besote.

Viperina dijo...

Hay cosas inherentes al ser humano, y una de ellas es que a las mujeres los tíos menos convenientes nos atraen como la mierda a las moscas, jajaja!!! Afortunadamente tras siglos de evolución parece que (algunas) empezamos a desarrollar el instinto necesario para verlos venir desde lejos y salir pitando, aunque muchas aún están deseando tirarse a sus brazos para dejarse mangonear con la falsa ilusión de que un hombre les es imprescindible para ser personas, ya ves...
Desde luego que el príncipe azul no existe, pero algunos se camuflan hábilmente y las pobrecillas tontorronas se mueren por ser rescatadas; serán idiotas...
Un besote.

fly dijo...

La verdad... es que como hombre sería bonito sentirse "príncipe azul" aunque fuera por un instante.

Aunque no me veo con leotardos, jajaja

Un besote.

Timoteo Estevez dijo...

jajaaj.
buen post...

fly dijo...

Timoteo E.: agradezco tu visita, pásate cuando quieras.

rodrigo dijo...

matate puta ignorante antes de hablar de unab anda culturizate y averigua que banda es huaso conxhetumare