domingo, 24 de mayo de 2009

Lazos...


Hoy me he levantado como cualquier mañana...

Al pasar al baño, no pude contemplar mi rostro en el espejo. Todavía adormilado, ni siquiera le dí importancia. Entoces, al lavarme las manos, éstas eran casi transparentes, prácticamente mi cuerpo era invisible.

Llevaba prisa para el trabajo, y claramente preocupado salí a la calle. Caminando hacia la parada del bus, me tropezaba con la gente, como si no advirtieran mi presencia. Una vez el asiento, algo más sosegado, era totalmente inadvertido. Sentía cómo mi cuerpo era más ligero y podía leer claramente el discurrir de la sangre por mis venas.

Ya en el lugar de trabajo, la angustia me invadía e intentaba evitar el contacto con algún compañero. Sentado tras mi mesa, confundido buscaba el sentido a la maldita situación en la que me encontraba.

Casi un espectro, durante toda la jornada sentí una profunda soledad y total ignorancia de todo aquel que me rodeaba.

Pensaba que se trataba de un fatídico sueño, pero estaba ocurriendo, era real.

Pasaban las horas y hasta mi voz perdía fuerza. Ni visto, ni oído, mi existencia era meramente insignificante y sin razón alguna.

Llegué a casa, aflojé mi corbata, liberé los pies de los malditos ejecutivos, y aún sentía que me ahogaba. Estuve largo tiempo en silencio sentado en mi sillón, con la mirada perdida hasta que unos fuertes golpes en la puerta me hicieron reaccionar y salir del trance.

Alarmado, casi temblando, lentamente me dispuse a observar por la mirilla de la puerta. Consternado pude ver mi alma. Sin duda alguna, venía a buscarme con tal desesperación que prácticamente atravesaba la blindada puerta y tiraba de mi cuerpo. Caí al suelo y perdí la consciencia.

Cuando logré despertar todo parecía mucho más claro. Pude recordar lo ocurrido y encontré el consuelo de pensar que mi cuerpo había estado vagando vacío por culpa tuya. Una noche te entregué mi alma y se quedó contigo, te la brindé y la tomaste por más tiempo del que yo te la había ofrecido...


11 comentarios:

Viperina dijo...

Es lo que tiene entregar el alma, sobre todo según a quién, que puedes quedarte sin ella para siempre, o recuperarla pero cambiada, con algún jirón de menos y algún arañazo de más. Pero si te la guardas sólo para tí...entonces la vida sería demasiado aburrida.
Te has lucido con esta historia, me ha hecho recordar un episodio de los Simpson en el que Bart le vende su alma a un amigo a cambio de dinero y después se atormenta por lo que ha hecho.
Un placer leerte, como siempre.
Besos.

fly dijo...

Yo también ví aquel episodio, es una de las series animadas que me apasionan.
Gracias por tus comentarios, son los que realmente dan sentido a mis relatos.
Un besote.

Roxx y Nando dijo...

Tus relatos tienen sentido por sí solos, sin necesidad de más, aunque sí es verdad que saber que quien los lee los aprecia y te lo hace saber es un chute de autoestima alucinante. Espero que sigas escribiendo, pues realmente disfruto mucho leyéndote, aunque sea a pequeñas dosis...
Por cierto, ahora que no nos oye nadie, ¿sabías que Vipe y Roxx son la misma persona? Es uno de los secretos mejor guardados del mundillo bloguero, jejeje...
Besotes de Roxx, amigo.

PARISINA01 dijo...

Genial tu relato, me encanto, linda y sorprendente historia, me gusta mucho, muchooooooooo

te saludo afectuosamente.

fly dijo...

Roxx: saluda a tu amigo Nando de mi parte. Este mundillo está lleno de sorpresas... la verdad, nunca estuve equivocado al seguir vuestro blog, felicidades a ambos y ¿sabes que desde algún tiempo atrás tuve problemas de acceso? ¡no es coña!
Ah! eso de a pequeñas dosis... ¿es una regañiña? jajaja
Parisina: me parece estupendo que te haya gustado. Gracias por dejarte caer por aquí.

Besotes para todos!!!

Roxx y Nando dijo...

Tal vez el problema de acceso lo tienes con el otro blog, La casita de Roxx, pues lo cerré hace unos meses cuando abrí El cofre, y aunque he esperado un tiempo porque me daba un poco de pena cerrarlo definitivamente, lo voy a hacer ya, así que puedes borrarlo de tu lista de blogs que sigues y un lío menos. Pero si el problema lo tienes con Coleccionistas de sueños, te agradecería que me lo dijeras, pues es verdad que desde que lo abrimos sólo hemos tenido dos visitantes, uno de ellos tú, y aunque no seamos unos genios de la literatura tampoco creo que seamos tan cutres como para que nadie se moleste en dejar nunca nada, por lo que tal vez haya algún problema que impida el acceso. En ese caso intentaré resolverlo aunque sea rehaciendo todo el blog de nuevo; después de todo sería copiar y pegar...
Y no te regaño, jajaja!!! sólo faltaría, si yo ultimamente estoy bastante vaga y casi no publico nada, pero me voy a poner las pilas YA y a volver a escribir tanto relatos como la continuación de la novela.Sólo era un comentario, del mismo modo que una vez me dijiste que echabas de menos abrir el cofre; después de todo, hay muy pocos blogs que actualicen a diario, y suelen ser los menos interesantes, pues para poner tantas cosas al final terminan metiendo mucho relleno.
Un besote.

estela dijo...

¿sabias que el alma se puede dividir?
Entregar trocitos de ella y guardarte siempre otro para ti, para no perder nunca la esencia del cuerpo.
Veo que tu alma volvió con fuerza y entera, porque te ha inspirado un relato precioso.

besos.

fly dijo...

Estela: está bien como lo planteas eso de dar en pequeñas cantidades, pero puede ocurrir que pierdas en el camino alguna pieza del puzzle y nunca vuelvas a ser tú mismo.
¡Pero que vamos! ¿si te la devuelven mejorada...? jajaja
Un besote.

pande... dijo...

Hola fly, en primer lugar saludarte, que te tengo en el olvido, perdona, pero sin trabajar, llevo una vida la mar de entretenida, haciendo cosas y no me dá el día para más, te leo y vuelvo.

Me he pasado por la casa de nuestra vecina Bichejo, que mira que nos arregla la vida, ponga una Bichejo en su vida y será feliz, jejeje;-)

Ahora vuelvo, fly

pande... dijo...

Qué buen relato, caray!! parece una historia de la tercera fase o a saber, el cuerpo por un lado y el alma por otro, me mondoooooooooo.

Qué ocurrente, he sentido algo de miedo, si llega a venir pelusa, se le ponen los pelos tiesos, le he dicho que no venga, que te deja tó lleno de pelos, jajajajaja;-)

Miles de besos por este ratito tan entretenido y en suspense, hasta llegar al desenlace.

Maite Pande Pelusa

P.D. No seas vago y ven a visitarme algún día.

luna dijo...

.....mejor es no venderla, ni entregarla, ni regalarla.... de que vale estar vacio???? magnifico relato fly, un placer pasear por tu blog